Formas, texturas y colores inspirados en los elementos de la naturaleza.

Plasmar instantes de vida mediante texturas, formas y colores, donde siempre están presentes los elementos de la naturaleza.

 

Busco Emoción – Arte

Mi cometido en cada obra es provocar un sentimiento mutuo, y esto depende de la sensibilidad de quien lo contempla.

Una experiencia puramente personal, donde dejas plasmados esos momentos de inspiración con tu propia esencia y donde el otro recibe una sensación única e intransferible… Un dialogo entre el artista, la obra y el contemplador.

Han transcurrido 27 años desde que di mi primera pincelada, comencé a pintar desde muy niña, me divertían las mezclas de colores e inventar historias a través de la pintura.

A los 8 años empecé mis clases de pintura, todos los viernes, en el estudio del pintor onubense Lorenzo Portillo, donde aprendí la teoría y muchas de las técnicas que hoy aplico, las cuales se han ido perfilando, definiendo y transformando en mi propio estilo con el paso del tiempo.

Aún recuerdo el olor del estudio… una mezcla de madera, óleo y café con el sutil aroma del romero quemándose en la chimenea. Los olores de la infancia siempre quedan en el recuerdo…

Yo no pinto lo que veo, pinto lo que siento, y esto me pasa desde que era niña. Tampoco puedo pintar sentada, necesito moverme… acercarme y alejarme constantemente analizando las perspectivas de la obra en su proceso, marcándome algún que otro baile cuando me invade la emoción eufórica por todo el cuerpo… y así soy yo mientras pinto, más yo que nunca.

Me gustan los contrastes, la sutileza mezclada con la fuerza, lo frío con lo cálido, la quietud con el movimiento y los colores neutros combinados con los más vivos, incluso fluores. Igual que hago en mi mente, trabajo el equilibrio entre las formas, las texturas y los colores que componen las obras buscando emocionar y transmitir pura armonía.

El arte refina los sentidos, muchas veces dormidos…

Un lienzo en blanco, el placer de crear lo que siento.

DIVERSAS TÉCNICAS Y MATERIALES SELECCIONADOS

Utilizo los mejores materiales para conseguir un producto de máxima calidad y que permita apreciar al máximo hasta el más mínimo matiz. Llevo años probando productos y técnicas e intento estar siempre actualizada. Algunos ejemplos de mis «materias primas» son los que detallo a continuación.

l’Aquarelle de Sennelier, La Acuarela de los Impresionistas a base de Miel

Sus raíces están en los pintores impresionistas, que se inspiran en la naturaleza para intentar reproducir la luz natural. Estas acuarles aportan espontaneidad, ligereza, fuidez y transparencia.

En diversos estudios diferentes acuarelistas han probado varias formulaciones poniendo en evidencia sus preferencias: una acuarela luminosa, brillante e intensa.

Estas acuarelas están hechas a base de miel, ya que la miel, símbolo del sol y de la clarirar, emplema de la ciencia y de la poesía, se utiliza desde la antigüedad para embellecer la piel y curar las heridas. Además de poseer agentes conservantes, el néctar le aporta a esta acuarela una untuosidad y una luminosidad inigualables. En su búsqueda incesante de la excelencia, Sennelier ha puesto a punto su acuarela integrando más miel para reforzar la resistencia de los colores al tiempo, aportándoles más resplandor y luminosidad.

Las acuarelas Sennelier son de fabricación francesa y artesanal. Para su fabricación se emplean los mejores pigmentos y una goma arábiga de máxima calidad como aglutinante. Esta mezcla de productos nobles permite obtener colores con una textura untuosa y brillante, permitiendo crear matices vivos y coloreados.

La trituración de las acuarelas Sennelier se realiza de forma tradicional con muelas que giran lentamente para no calentar la pasta, ya que esto alteraría la purea de los matices.

Cristal Museo de Artglass, para Apreciar lo Importante

En muchos cuadros utilizo este cristal de máxima calidad para, como dice el propio fabricante, «apreciar lo importante». Aquellos cuadros que llevan este cristal tienen su correspondiente certificado de calidad que así lo atestigua. Los museos líderes del mundo confían en Artglass para preservar y exhibir sus colecciones más preciadas. 

Sacando provecho de sus más de 50 años de experiencia en nanotecnología, Artglass expande los límites de la innovación y, como proveedor de vidrios para enmarcar, establece nuevos estándares de calidad y funcionamiento.

Producen un vidrio antirreflejo y resistente contra rayos UV, que se procesa con revestimientos de vidrios antirreflejos especiales que eliminan la reflexión de la luz y hacen resaltar las piezas de arte. Además, estos cristales cuentan con revestimientos químicos agregados que reducen significativamente el descoloramiento y la degradación de los materiales.