20 consejos que ayudan a mejorar tu bienestar

alimentación y recetas     –     belleza y cosmética     –     bienestar y estilo de vida     –     deporte y naturaleza     –     viajes y lugares     –     moda, diseño y arte

Mediante la repetición de acciones sencillas que nos hacen sentir bien, podemos ir adquiriendo hábitos que nos ayudan a mejorar nuestro bienestar, y que poco a poco de manera natural formarán parte de nuestra propia rutina de vida saludable.
Recuerda introducir las acciones de manera progresiva, todo lleva un proceso y un trabajo, la mente y el cuerpo necesitan un periodo de aprendizaje y adaptación a lo nuevo.

“De la acción al hábito y del hábito a la rutina”

Toma nota de estos veinte consejos:

1 Mantén un equilibrio entre cuerpo, mente y alma

Intenta que tus acciones, tus pensamientos y tus emociones vayan en la misma dirección. Mantener una armonía entre estos aspectos de la vida te será de gran ayuda a la hora de sentirte en calma, tomar decisiones y alcanzar objetivos.

2 Elige comenzar bien el día

Es importante elegir cómo comenzar….
Dar las gracias al despertar por un día nuevo, una actitud positiva y algunas pautas rutinarias saludables. Por ejemplo unas de mis pautas son: 1 minuto para tomar consciencia y 5 minutos para una ducha de contrastes caliente – frío.
Una rutina saludable y personalizada, según nuestros gustos, posibilidades y necesidades nos puede ser de gran ayuda para comenzar el día de una forma activa y con buena energía.

3 Opta por un desayuno inteligente

El desayuno es la comida más importante del día, debemos ser consciente de la importancia de desayunar bien eligiendo alimentos ricos en nutrientes, evitando procesados, grasas saturadas y azúcares.
Una buena propuesta seria un bowl de frutas variadas con yogur y frutos secos, una tostadita con aceite de oliva virgen extra y una proteína de alto valor biológico como el huevo, salmón o queso fresco. Este podría ser un buen ejemplo de un desayuno saludable y nutritivo.

4 Nútrete bien con una alimentación saludable y no te olvides de beber la cantidad de agua que necesitas

Somos lo que comemos y lo que bebemos, y esto no es un mito, nuestro cuerpo es una fábrica y el alimento nuestro combustible.
Debemos optar por alimentos que nos nutran y generen lo mínimo en sustancias de deshechos (toxinas), alimentos ricos en nutrientes de máxima asimilación y eficiencia bionutricional, no sólo para evitar enfermedades, sino también para sentirnos con vitalidad y ser más efectivos en nuestras actividades de la vida diaria, deportiva y profesional.
No te olvides de beber el agua que necesitas, esto variará en función a la complexión corporal, sexo, actividad física y estilo de vida, nunca esperes a tener sed, la sensación de sed ya es un leve síntoma de deshidratación.

5 Practica deporte y mantén la actividad física en tu vida cotidiana

¡¡¡Muévete!!! y con esto quiero decir que subas por las escaleras en vez de coger el ascensor, que camines al menos 1 hora al día, que evites coger el coche en trayectos cortos y que practiques actividad física o algún deporte de manera habitual.
Recuerda que la constancia es básica para que sea efectiva la práctica deportiva.

 

 

6 La naturaleza es una gran aliada para tu bienestar

La naturaleza nos ofrece muchas posibilidades y momentos beneficiosos para tu bienestar, además de remedios naturales para mejorar la salud. Por ejemplo una caminata revitalizante por el campo, un paseo renovador por la orilla del mar, plantas que refuerzan nuestro sistema inmunitario o arcillas que pueden ayudarnos a paliar algunas patologías de la piel y contracturas musculares, entre otras cosas.
En la naturaleza podemos encontrar muchos recursos accesibles a todos y que pueden ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida.

7 Goza de una vida sexual activa

Disfrutar de una vida sexual activa repercute muy positivamente sobre nuestra salud física y emocional. Durante la práctica del sexo se activan muchas hormonas encargadas no solo de dar placer, sino que además poseen funciones muy beneficiosas para la salud general del organismo.

8 Duerme bien

Pasamos parte de nuestra vida durmiendo, y es que el sueño es tan importante como el resto de nuestras funciones básicas para la vida, como respirar, beber o comer.
Durante el sueño se producen todos los procesos de regeneración del organismo para mantener el estado óptimo de salud. Activada por la oscuridad, el cuerpo libera melatonina, la hormona encargada de promover el sueño durante la noche, además de otras funciones y propiedades importantes que posee esta hormona, como la de reparar los tejidos y mantener fuerte nuestro sistema inmunológico.
Cuando se aproxima la hora de dormir debemos tener en cuenta una serie de pautas que nos pueden ayudar a mejorar notablemente nuestra calidad del sueño. Un descanso reparador es fundamental para tener una buena salud física y mental.

9 Intenta tener siempre una actitud positiva

Un actitud positiva te lleva siempre a disfrutar más de los momentos y de las personas, a buscar mejores soluciones en el día a día y a superar las adversidades. Una actitud positiva, además de ser beneficiosa para uno mismo, repercute de manera directa en quienes nos rodean, de igual forma que la actitud de quienes nos rodean influye sobre nosotros mismos.
Tener una motivación es una de las claves para mantener la alegría interior y una actitud positiva, que a su vez nos hará alcanzar mejor nuestros objetivos.

10 Busca una motivación, ponte objetivos y un traza un plan de trabajo

Hablando siempre desde mi punto de vista y desde mi experiencia personal, mi motivación, mis objetivos y mi plan de trabajo están íntimamente relacionados entre sí en los diferentes ámbitos de mi vida, mi estilo de vida.
Mantener la motivación y ser fiel a un plan organizado de trabajo, además de disfrutar del camino te hará conseguir con mayor efectividad tus objetivos.

11 Rodéate de personas que te impulsen a ser mejor y te hagan sentir bien

Somos también lo que nos rodea, pues en cierto modo esto influye sobre nosotros, así que encárgate de elegir bien.
Elige rodearte de personas que te hagan ser mejor, te impulsen a conseguir tus sueños y metas, no juzguen lo que haces y te hagan sentirte bien cuando estás a su lado.

12 Vive con presencia y da lo máximo en lo mínimo que hagas

El momento es “ahora” y cuanto más consciente seas de ese ahora más sentirás que vives de verdad. Nos pasamos más tiempo de nuestra vida pensando que disfrutando de lo que hacemos justo en ese momento.

13 Disfruta de lo cotidiano y de los momentos que forman tu día a día

Tenemos el poder de hacer bonito lo cotidiano, los momentos que forman nuestro día a día y hacer especial las cosas más simples. Todo cambia cuando cambiamos la forma de ver las cosas.

14 Simplifica y ordena, menos es más

No todo es necesario “ahora” y hay cosas que pueden esperar.
Simplificar y ordenar nos da la capacidad ver las cosas con más claridad, nos hace ser más efectivos y nos permite disfrutar más de lo que hacemos.

15 Vive con una actitud dispuesta a cambios

La rigidez mental es siempre la primera causa de involución y estancamiento; una actitud abierta a diferentes opiniones (de buenas fuentes) y dispuesta a cambios nos hará evolucionar, aprender y considerar otras perspectivas posiblemente beneficiosas para nuestra propia evolución.

16 El afecto, dar y recibir

Mostrar afecto y sentir afecto son la base para crear lazos de unión, generar confianza y seguridad en uno mismo y en los demás.
El afecto es de gran importancia para nuestro bienestar en general; las palabras, las caricias y los abrazos, entre otras muestras de afecto, además de sus beneficios a nivel emocional, generan en nuestro organismo sustancias beneficiosas para nuestra salud física y mental. Por ejemplo suben los niveles de oxitocina, la hormona encargada de dar placer, generar calma y crear vínculos de amor.

17 Trabaja la empatía

La empatía es una cualidad que hay que trabajar y alimentar. Ponerse en lugar del otro no siempre resulta fácil, pero cuando cultivamos la empatía vemos que poco a poco se va haciendo menos complicado y comienza a formar parte de nosotros de manera natural. Resulta muy gratificante, también refuerza nuestra autoestima y además comienzan aparecer en nosotros otros valores de cuya importancia no éramos conscientes, como la paciencia, la escucha atenta y la comprensión.
Trabajar la empatía es bueno para los demás, es muy recíproco e infinitamente positivo para uno mismo.

18 Reserva tiempo para disfrutar de las cosas que te hacen bien; a solas contigo y con los demás

Hay tiempo para todo, solo tienes que analizar cuáles son las cosas más importantes para ti e intentar tenerlas presentes de un modo u otro en tus rutinas.
Haz un lista y mira dónde pueden encajar, pequeñas acciones y pequeños momentos pueden hacer mucho por ti, “más vale poco que nada”.

19 Agradece y celebra

Tener una actitud de gratitud está comprobado que aumenta el nivel de consciencia, y es que hay miles de cosas por las que estar agradecidos y miles de cosas por las que dar las gracias cada día. Cuanta más gratitud más consciencia y cuanta más consciencia más gratitud.
Celebrar desde lo más pequeño a lo más grande también es un acto de gratitud por los acontecimientos buenos que la vida nos regala, pero a veces solo basta con celebrar y hacer especial el momento presente, y esto depende de ti.

20 Acepta la imperfección y aumenta la confía en ti mismo

La imperfección es algo natural, pues nada es perfecto y todo siempre es mejorable. Querer hacer las cosas lo mejor posible es positivo, pero ¿cuándo deja de serlo? Es importante saber analizar y darse cuenta de esto, pues deja de ser positivo cuando comienza a generar en nosotros sensación de ansiedad o sufrimiento.
Mantener el equilibrio resulta ser siempre lo más complicado.
Quizás valorar otras cosas más importantes como nuestro tiempo y las personas nos hace bajar nuestro nivel de perfección. El ego aquí también juega un papel muy importante, el desapego, la humildad nos harán aprender de los errores, a ver todo mucho más relativo, simple y positivo, aumentando la confianza en nosotros mismos.